Del desastre al arte: The Disaster Artist de Greg Sestero

The_Disaster_ArtistEsa idea de que la realidad supera la ficción está ilustrada a la perfección en este libro. The Disaster Artist es un relato autobiográfico que nos cuenta la experiencia de Greg Sestero durante la producción de The Room, como también sobre su amistad con Tommy Wiseau. Claro que primero hay que preguntarse ¿Qué es The Room y quién diablos es Tommy Wiseau? Preguntas que el libro, de alguna u otra forma, intenta responder, sin revelarlo todo por completo (porque ni el mismo Sestero lo sabe) pero dándonos pequeñas cucharadas de una bizarra vivencia y un personaje excéntrico y único.

The Room es una película independiente del 2003 que tuvo el privilegio de ser considerada la peor película jamás hecha. Denominada en varias ocasiones como el Ciudadano Kane de las malas películas, este desastre de pieza es bastante inquietante, no sólo porque es terrible, sino porque es colosalmente terrible en todas las cuestiones que puede abarcar una película; lo que hace que uno se pregunte ¿Quiénes fueron los genios detrás de dicha cinta? ¿Quién, en su sano juicio, escribió, filmó, y editó esta película, y siguió pensando que era una buena idea exponerla al mundo? ¿Cómo rayos costó 6 millones de dólares en hacerse? Y, especialmente ¿Quién diablos es ese tipo que tuvo el rol de protagonista? ¿Sufre de alguna enfermedad mental? ¿Y puedo conocerlo?

DerekDeal_TheRoomEl tipo de acento extraño, facciones irregulares, personalidad anormal, aspecto vampírico, protagonista de The Room, es Tommy Wiseau. Y no sólo es su protagonista, sino su creador. Él es el culpable de haber escrito, producido, dirigido, protagonizado, y publicitado esta obra. Y el chico apuesto, coprotagonista, y mejor amigo del protagonista, es Greg Sestero. Juntos se embarcan en una aventura en la que tienen que lidiar con incómodas conversaciones nada convencionales, escenarios pobremente montados, personajes irrelevantes, un balón de futbol americano, fotografías de cucharas, un chico aterrador llamado Denny, y la extraña actuación de Tommy.

La sensación experimentada después de ver esta película es más que nada: ¿Por qué? ¿Por qué, Dios? ¡Ah! ¿Por qué? Y Greg Sestero nos ilumina un poco al respecto con su libro, narrando los sucesos que llevaron al nacimiento de esta cinta y la peculiar personalidad que la concibió. Cuando lees The Disaster Artist todo el asunto de The Room cobra más sentido. Bueno, cobra más sentido cuando te das cuenta que en el mundo de Tommy Wiseau sentido es lo último que se necesita.

greg

Greg Sestero, autor de The Disaster Artist, en una escena de la película The Room

Por razones comprensibles, la fama de The Room no llegó hasta Latinoamérica (según mis conocimientos), pero en países como Estados Unidos y Canadá esta película es todo un fenómeno cultural, o una parodia de un fenómeno cultural. Incluso después de más de doce años de su  estreno, la gente todavía hace filas para apreciar las proyecciones que se hacen de vez en cuando en eventos bufonescos, y ver en vivo a sus protagonistas, preguntarles todo lo que quieran preguntar, en especial a aquel ser mitológico e inverosímil que seguirá siendo un misterio, Tommy Wiseau.

The Disaster Artist tiene bastantes aspectos fascinantes. El primero es su honestidad. A mi forma de ver una de las ventajas que tiene un libro de memorias es la realidad, y la realidad puede llegar a ser una extravagante puesta en escena llena de bizarras experiencias y personajes tan complejos que no podrían ser ficticios. Ni hablar de las actuaciones y costumbres extrañas de dichos personajes (por supuesto que me refiero a Tommy Wiseau, como en The Room, todo lo insólito y excepcional del libro viene de Tommy). Este libro es tan completo que no tienes que haber visto The Room para poder apreciarlo. Su estilo narrativo ágil y entretenido lo convierte en una obra fácil de admirar por sí sola. Y ésta es una opinión general. La recepción del libro fue muy positiva, aclamándola como una gran pieza de literatura. Una novela imperdible.

theroom

Juliette Danielle, Tommy Wiseau, Greg Sestero

Otro aspecto fascinante es la idea que subyace en la obra sobre la persecución del éxito. Sestero nos relata sobre su lucha por convertirse en un actor reconocido, una importante figura de la industria cinematográfica, como tantos otros actores aspirantes que viajan a Los Ángeles en busca de fama. Pero como se sabe, lograr dicho objetivo no es fácil, de hecho, es casi imposible. Y así como se requiere de talento para este cometido, se requiere más de suerte. Sestero no cuenta con dicha suerte; a pesar de lograr importantes contactos y conseguir varios papeles menores en grandes producciones, su momento de emerger no ocurre. Y en vez de lograr un acercamiento relevante con algún nombre importante, Sestero conoce a Tommy, quien será el paso definitivo para la caída de su carrera como actor tras el fiasco que fue The Room. Y esto debería ser algún tipo de catástrofe para Sestero de acuerdo con este mundo; no ser capaz de alcanzar tu sueño. ¿Qué no nos enseñó Paulo Coelho que si estiramos el brazo lo suficiente alcanzaremos nuestra estrella? ¿No tenemos un montón de libros de autoayuda que son la clave para alcanzar el éxito, y la felicidad, y la completa realización personal? Con todo ello a nuestra disposición, quedarse como un simple ser humano fuera de la primera plana y lejos de la vista de los paparazzi debe ser triste, muy triste. Pero la verdad es que no. Sestero nos muestra que el fracaso puede ocurrir, y que no es ninguna tragedia. Así como alcanzar tu sueño no te va a conseguir la felicidad segura, fracasar intentándolo no significará la infelicidad.

No muchas personas estommy_wiseau_s__the_room__movie_poster___by_grodandor-d5thgprtarán dispuestas en expresar esta idea o aceptarla. De hecho va en contra de todo lo que la sociedad moderna nos ha enseñado. Estamos tan cegados con la idea de que George Clooney debe ser más feliz que nosotros porque el tipo es millonario y apuesto, que despreciamos la cotidianidad. Creemos superior a Johnny Depp porque es dueño de una isla. Y pues, ahora nuestros sueños son ser parte de aquellos rostros que salen en las noticias de farándula.

Pues Greg Sestero no consiguió su sueño, pero ahí sigue. Aquello ni le quita ni le entrega la oportunidad de felicidad, eso ya depende de él y la forma en como aprecia su vida. La idea de alcanzar sueños está sobrevalorada, especialmente con el tipo de sueños que persigue nuestra generación. Superficiales, vanidosos y fabricados.

The Disaster Artist es unafrancowiseau-618x400 placentera lectura que muestra una cara diferente de la ilusión, la esperanza, la amistad y la industria del cine. Lamentablemente el libro no ha sido traducido al español, pero espero que eso cambie luego de la futura adaptación cinematográfica por parte de James Franco y Seth Rogen. Y así los lectores latinoamericanos tengan más literatura de calidad que leer, y no nos estanquemos con tanta basura contemporánea tipo 50 Shades of Grey.

6 Replies to “Del desastre al arte: The Disaster Artist de Greg Sestero”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*